martes, 18 de abril de 2017

¡Buenas! 
Bueno, después de estas pequeñas vacaciones me gustaría dejaros un pequeño fragmento que tuvimos que escribir. Espero que os guste.

De repente se despertó, pero notaba algo raro, no se podía mover. Intento incorporarse, pero era incapaz, notaba como si le estuviesen empujando, y cuando ya casi se incorporaba caía de nuevo. Lo intentó unas cuantas veces, pero fue incapaz. Al cabo de un rato, estuvo planteándose como levantarse. Al final después de muchos intentos lo consiguió. Cuando se vio en el espejo se quedo atónito. No sabia que era exactamente, algo en él había cambiado. No se creía lo que estaba pasando y no sabia muy bien como afrontarlo, así que decidió volver a la cama por si todo eso estaba siendo un sueño, pero cuando despertó de nuevo por la mañana se dio cuenta de que todo seguía igual que cuando se había levantado. En ese preciso momento fue cuando se paró a pensar que ese, podía ser mi último día.

1 comentario:

  1. Está genial! La sensación de no saber que está pasando es angustiante. Muy bien escrito cari.

    ResponderEliminar